La aceleración de flujos

41656989865_2774eb1535_z.jpg

MONOGRAFÍAS RELACIONADAS CON ESTE BLOQUE:
La Exposición Universal de París, 1900
Y llegó el cine para quedarse


Material complementario disponible

LA REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA EN LAS COMUNICACIONES

SECUENCIA CINEMATOGRÁFICA SUGERIDA

MasCine_3.gif

The Lonedale Operator - D. W. Griffith.
Secuencia: Sustitución del telegrafista, llegada del dinero e intento de robo


VER


DOCUMENTOS

41951328295_8bd6ffae62_z.jpg

Alexander Graham Bell, tradicionalmente considerado como inventor del teléfono1

41951321945_f6d39ea943_z.jpg

Guillermo Marconi. Ingeniero. Impulsor de la radiotransmisión a larga distancia y del desarrollo de un sistema de telegrafía sin hilos. Acreditado como inventor de la radio, parece que ese descubrimiento realmente pertenece a Nikola Tesla.​


Las comunicaciones, en un plano nacional e internacional, son objeto de un incremento excepcional, tanto en lo que atañe a su volumen cuanto a su velocidad, entendiendo por comunicaciones, en el sentido que precisa Cipolla, tanto la movilidad de mercancías y de personas como el intercambio de noticias y de información2.

En tanto que el primer tipo de proceso de comunicación, incrementado por las innovaciones que caracterizan a la época (como el automovilístico o el aéreo), desarrolla una línea de desarrollo natural ligada al boom que se había iniciado con la red ferroviaria y de los transportes terrestres y marítimos a partir de la mitad del siglo XIX, la revolución en el campo del intercambio de noticias e informaciones había estado sometida a cambios muy decisivos:

  • En el principio de todo el proceso, el desarrollo del telégrafo, embrionario en los experimentos llevados a cabo por el americano Morse en 1840. Entre 1866 y 1902, razones de política internacional y económica condujeron a Reino Unido a conectarse con el continente con una red de cableado submarinos; en 1866, Reino Unido se conectó con los usa a través del Atlántico; en 1872 Hong Kong quedó conectada con San Francisco, vía Londres; el Pacífico dejó de ser un obstáculo natural cuando un cable conexionó Canadá con Australia y Nueva Zelanda. En la primera década del siglo XX se habilitaron las redes de comunicación alemanas, francesas y americanas.
  • La puesta a punto tecnológica de los procedimientos técnicos para la transmisión del sonido posibilitaron la invención del teléfono, cuyo prototipo cobró forma en 1871, en los Estados Unidos, a manos del italiano A. Meucci, al que siguieron casi de inmediato A. Bell y otros.
  • Desde unos presupuestos teóricos, la comunicación sin cables ya era posible a partir de los de los estudios electromagnéticos llevo a cabo por el físico alemán H. R. Hertz (1857-1894), quien consiguió transmitir estos impulsos electromagnéticos en una distancia que abarcaba una distancia entre 6 y 8 metros. La transición práctica definitiva le corresponde a G. Marconi (1874-1937), quien —teniendo en cuenta que simultáneamente se estaban llevando a cabo intentos análogos— patentó en Londres en 1896 el primer artefacto para la comunicación sin cableado, a la vez que fundaba una sociedad accionarial para el desarrollo científico y comercial de la nueva técnica; en 1901 logra su objetivo final, la unión de los dos orillas continentales mediante la comunicación sin hilos3. Entre 1902 y 1912 se producen, sobre todo en Estados Unidos, y a manos de aficionados, las primeras transmisiones radiofónicas, que se desarrollarán hasta alcanzar una escala industrial en la década de los años veinte (el primer programa radiofónico con horario fijo fue transmitido el 2 de noviembre de 1920 por la Westinghouse Electric and Manufacturing Company, desde Pittsburg, en Pennsylvania; un servicio regular radiofónico comenzó a emitir en Inglaterra en 1922 por algunas compañías que posteriormente conformarían la British Broadcasting Corporating.
  • La técnica de registro y reproducción de sonidos se inicia con la invención del fonógrafo cilíndrico de Edison (1877), transformado un decenio más tarde: la reproducción en un disco sobre una superficie plana crea, a punto de finalizar el siglo xix, los requisitos esenciales para que pueda desarrollarse una de las industrias más pujantes de la nueva centuria.
  • La televisión es un producto ya más tardío, de los años treinta: las primeras transmisiones televisivas públicas tuvieron lugar en Londres, en 1936, y en Nueva York y en Francia en 1939; el medio televisivo deberá esperar a los años posteriores de la posguerra para alcanzar sus dimensiones de gran industria para las nuevas masas.

La proliferación de periódicos y revistas de enorme tirada4, la transformación en espectáculo y gran industria (sobre todo con la difusión del cinematógrafo, cuya invención suele atribuirse a los hermanos Lumière en 1895), la consolidación de la radio y la aparición de la televisión, inician, en el periodo de entreguerras, la época de los «mass media», cuya consecuencia más inmediata y honda afecta al hecho mismo de la producción cultural y a las relaciones nuevas que se establecen entre intelectuales, industria y público.

IMPORTANTE: Acerca de la bibliografía.
Toda referencia no detallada en la nota a pie, se encuentra desarrollada en su integridad en la Bibliografía General.

Navegar_centuria_2.gif


Envía un comentario



Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 License