Entre el el populismo activista y el irracionalismo

41656989865_2774eb1535_z.jpg

MONOGRAFÍAS RELACIONADAS CON ESTE BLOQUE:
El fin del decadentismo-esteticista. El simbolismo


Material complementario disponible

DOCUMENTOS

42252812854_5d0bf754c8_z.jpg

Lou Andreas Salome

28102478667_bf66a2b509_z.jpg

Dos ejemplares de la Hoja de Arte de H. P. Westheim




LOU ANDREAS SALOME ENTRE EN POPULISMO ACTIVISTA Y EL IRRACIONALISMO

Lou Andreas-Salome es una muestra ejemplar de la intelligentsia rusa: populismo, terroristas, nihilismo y la utopía deshumanizada de la revolución bolchevique. "Lenin no es Cristo" (Lou Andreas-Salome)

En los textos que siguen figuran algunos pasajes que conexionan directamente con otros anteriores. Cuando la autora se refiere a los «que van al pueblo» y afirma que eran más un movimiento que un partido; o señala cómo se inició, tras la supresión de la servidumbre (1861), entre los intelectuales que se preocupaban de la pequeña burguesía, y sobre todo del campesinado, al que idealizaban (teoría del «socialismo campesino»); describe que tuvo su apogeo en los años 70, y luego, una vez más, disminuido, a finales de siglo, y se extinguió con la revolución de octubre de 1917. De él formaban parte muchos estudiantes. La autora se está refiriendo a esa generación de «nuevos hombres» de la década de 1860.

Los ejemplos que aduce Andreas-Salome se encuadran en las actividades que ahí se describen: así el círculo alrededor de Sofía Nikolaievna Schill, al cual tuvieron acceso Andreas-Salome y Rainer Maria Rilke durante el gran viaje a Rusia en 1900, en Moscú, con sus «cursos» para jóvenes obreros y campesinos hambrientos de «cultura» y «verdad». En su propio diario, Andreas-Salome escribe sobre los «liberales esclarecedores del pueblo de Moscú»

El retrato que esboza de la terrorista Vera Sássulitsch, la inauguradora, por decirlo así, del terrorismo ruso, se ajusta también a la exposición previa. Al igual que el exilio de los jóvenes rusos exilados que continuaron sus estudios de medicina en Suiza.

Stachelhaus [1989: cap. v] ofrece una anécdota muy interesante, o al menos curiosa, sobre la confluencia icónico-simbólica entre Cristo y Lenin: en el fragmento «Malevich sobre Lenin: un tratado poco habitual. Cubo y mausoleo», informa que cuatro días después de la muerte de Lenin, Malevich «concluyó un tratado, que pertenece a uno de los textos artísticos más extraños y poco habituales de este siglo», un tratado de «30 páginas en el que presentaba un paralelismo entre Cristo y Lenin, anunciaciones y creencias de la religión cristiana y del materialismo de Lenin» (p. 121). Resume y reproduce fragmentos esenciales del texto, dividido en dos partes, con un total de 50 capítulos.

La versión, con correcciones y ampliaciones escritas por él, se encuentra custodiada en el Museo Stedelijk de Amsterdam y proviene del legado de la familia Von Riesen. De su traducción al alemán se encargó El Lissitzky, a quien Malevich se lo envió sin demora. Pero las dificultades que representaba, por el estilo y ortografía del pintor ruso, sólo le permitieron traducir trece cortos párrafos del primer y segundo capítulo de la segunda parte.

La obra fue publicada por primera vez en el Hoja del arte de Paul Westhein, el 10 de julio de 1924. Stachelhaus [1989: cap. v] recoge y edita la versión de El Lissitzky aparecida en esa ocasión

IMPORTANTE: Acerca de la bibliografía.
Toda referencia no detallada en texto o en nota a pie, se encuentra desarrollada en su integridad en la Bibliografía General.

Navegar_centuria_2.gif


Envía un comentario



Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 License